La última semana hemos recibido la noticia de que Unilever ha comprado The Vegetarian Butcher. Una de las mayores multinacionales en la industria alimenticia es ahora dueña de una pequeña compañía fabricante de comida vegana, una de las más populares en Reino Unido.

La historia de “The Vegetarian Butcher” es en sí muy interesante. En 2007, Jaap Korteweg, un ganadero holandés se hizo vegetariano y cambió una tradición familiar de 9 generaciones: seguiría en el negocio de la “carne” pero sin matar animales. La visión de Korteweg es “conquistar el mundo. Nuestra misión es que la carne vegetal se convierta en el estándar y esto ayudará a acelerar nuestra misión”.

Carniceria Vegetariana
https://www.instagram.com/p/BkAbqaUnv-f

Esta adquisición puede no ser un hecho puntual. Hace tiempo que la industria alimentaria tradicional se plantea cómo abordar el constante aumento en el consumo de productos veganos. A veces, han optado por atacar y ridiculizar a los veganos. Pero al mismo tiempo, cada vez están fabricando más alternativas veganas a sus propios productos.

Así, la compra de pequeñas compañías veganas por parte de las grandes multinacionales puede ser una tendencia en aumento en los próximos años. ¿Es algo positivo, que deberíamos celebrar? ¿O es algo negativo, que deberíamos resistir?

Todo tiene sus pros y sus contras, y casos como éste también. Me ha llamado la atención (y me ha encantado) una publicación de Tobias Leenaert, autor de Cómo crear un mundo vegano, al respecto. Según él, hay 5 razones por las cuales la compra de pequeñas empresas veganas por parte de grandes multinacionales es algo positivo:

  1. Más dinero para publicidad
  2. Más dinero para I+D, para mejorar los productos actuales y para desarrollar los nuevos
  3. Mayor difusión y alcance al haber contratos con más comercios
  4. Menos motivación para enfrentarse y sabotear el crecimiento del veganismo, ahora que la compañía se beneficia de ese crecimiento
  5. Las personas detrás de The Vegetarian Butcher ahora tienen mucho dinero que pueden potencialmente reinvertir en nuevos proyectos favorables al veganismo

Básicamente, dinero que se ha ganado en la explotación animal va a ser destinado a fabricar, mejorar, desarrollar, distribuir y vender más productos veganos. Las hamburguesas veganas no son por sí solas las que van a convencer a alguien de hacerse vegano. Pero cuanto mayor y mejor sea la oferta de alternativas veganas, más fácil será reducir y abandonar del todo el consumo de carne animal.

Este paso va en la buena dirección. Y ya se sabe que, cómo dice el refrán… Todos los caminos llevan a un mundo vegano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.