Todos los veganos queremos difundir y promover el veganismo. Es parte de nuestro nuevo ADN. El principio es simple: al dejar de comprar productos de origen animal, dejamos de financiar y apoyar a la industria que explota a los demás animales. Pero todos comprendemos que si lograramos influir —aunque sólo fuera— en un 10% de la gente a nuestro alrededor, nuestra lucha contra la explotación sería más efectiva.

Todos atravesamos ciertas etapas a partir del momento en el que damos el paso al veganismo. Hay momentos de información, de euforia, de rabia, de tristeza y también de iluminación. Pero a fin de cuentas, queremos contarle a todo el mundo lo que es el especismo y por qué ser vegano es el camino más coherente, natural y justo. Nos levantamos una mañana y decidimos hacer algo para difundir el veganismo.

¿Cómo promover el veganismo fuera de Internet?

Hay muchas maneras, desde luego. La más obvia es hacerte activista, uniéndote a alguna organización vegana y colaborando en alguno de los muchos proyectos que ya existen, desde conferencias y puestos de información hasta campañas con objetivos concretos.

La otra manera más obvia, y la más popular, es lanzarse a las redes sociales y bombardear veganismo a discreción. Las redes sociales, por sus características, tienen un efecto muy liberador para cualquiera que se sienta en minoría, como somos los veganos. Todos lo hemos hecho. Enlaces, fotos, actualizaciones de estado, vídeos, comentarios a otros…

Pero hay también otras maneras.

Examinemos hoy algunos caminos alternativos para promover el veganismo fuera del activismo tradicional, fuera de los marcos formales de ONGs que luchan contra el especismo y fuera de las redes sociales. Aunque no todo el mundo se ve en estos momentos capaz de adherirse a un esquema de activismo organizado, muchos querrían aportar su granito de arena a la revolución vegana.

Veamos seis ideas.

1. Haz deporte

Puede parecerte que no tiene nada que ver, pero espera. Uno de los argumentos más difundidos entre los no veganos es que una dieta vegana no proporciona bastantes proteínas y no permite un desarrollo físico óptimo. Parece Baboumian veganoincreíble pero es así. Incluso si tenéis la suerte de tener amigos carnistas que comprenden que las proteínas vienen del mundo vegetal, una cosa es comprender y la otra es ver. Cuando alguien ve a un deportista o a un culturista vegano, el mensaje se graba a un nivel mucho más profundo. Cuando alguien escucha que en una maratón, el primero y el segundo en el podio son veganos, el argumento de la proteína queda tan desfasado que no hace ni falta rebatirlo.

No hace falta que te conviertas en un megaatleta para eso. Puedes retomar el hábito de jugar a fútbol una vez a la semana con las amigas (como ha hecho mi pareja), ponerte en forma (puedes unirte a la comunidad de Pura Fibra), ir al gimnasio o participar en una maratón, como hace asiduamente David Román, presidente de la UVE y autor de varios libros veganos. O simplemente inspírate en alguno de los miles de deportistas veganos del mundo.

2. Estudia

Cuando salga la oportunidad, que se note que sabes de qué hablas. Aprende contenidos útiles para la defensa del veganismo, pero también las formas correctas de presentar esos contenidos. Por ejemplo, está claro que rebatir una afirmación especista de un amigo con aire de arrogancia no será muy efectivo para convencer. Así, hay mucho más que todos podemos aprender para que nuestro mensaje supere los obstáculos psicológicos y emocionales que se encontrará.

Estudiar es un placer y también un arte. Lo importante es empezar. Empieza con blogs, vídeos y documentales. Sigue con libros, conferencias, cursos. Pregunta cualquier duda, cualquier pregunta que no sabes contestar. Investiga. El saber te da poder.

Si buscas un libro sobre veganismo, visita la librería vegana más cercana a tu casa.

3. Emprende…

…un negocio vegano, claro. Está demostrado que, a veces, el mejor activismo es emprender, crear una realidad diferente en la sociedad. Un restaurante vegano, un catering, un comercio online de cosméticos y detergentes veganos, un estudio de moda que no use pieles, cuero o lana, un negocio de importación de productos veganos que no existen en tu país, un parque de atracciones que no explote animales ni haga referencias especistas (como los caballitos de juguete…), un parvulario donde no se sirva comida de origen animal, una compañía de payasos y acróbatas que haga espectáculos sin animales, un tenderete que sirva limonada y falafel, un equipo de fútbol vegano…

No pongas límites a tu imaginación. Para crear un mundo vegano, no hace falta esperar a que todo el mundo sea vegano 🙂

4. Muestra tu veganismo con orgullo

V de veganismo, de victoria y de vida. Muestra tu actitud en la camiseta, el coche, el balcón o hablando con el Orgullo Veganoconductor del autobús… La vida está llena de oportunidades para proponer una conversación o un pensamiento sobre el veganismo.

Si aún no tienes un cajón lleno de camisetas veganas, puedes encontrar aquí o aquí mismo.

5. Habla

Al fin y al cabo, se trata de explicar y convencer. Aprovecha cualquier oportunidad para preguntar, escuchar y luego transmitir nuestro mensaje. A menudo, te separas de una persona sin que ésta haya declarado hacerse vegano pero muchas veces el cambio llega. Muchos activistas han recibido mensajes de gente con quien habían hablado meses e incluso años antes en algún puesto de información en la calle.

Si quieres algo un poco más valiente, puedes adoptar la idea del discurso vegano del vagón o juntarte con un amigo y hacer algo como lo que han hecho estos héroes.

6. Pide productos veganos

La próxima vez que estés en un café o un restaurante pregunta qué opciones veganas hay y pide que ofrezcan más. No me refiero a que le quiten el atún a la ensalada ni un bocadillo de jamón sin jamón. Pregunta por qué no hay leche de soja, o un plato con tofu, o un guiso puramente vegetariano, por ejemplo. Hazles ver que existe una demanda.

Si todos lo hacemos, es posible que los dueños decidan incluir más opciones veganas en el menú, lo cual aumentará la exposición del veganismo al público en general y generará a su vez más ocasiones de preguntar, explicar y promover el fin de la explotación.

¿Más ideas?

Esta es una lista muy muy parcial. Ni siquiera incluye el simple hecho de cocinar e invitar a los amigos a degustar las lechugas que comemos los veganos cada día…

Hay activistas que planean acciones directas para liberar animales y otros que están aprendiendo chino con la idea de viajar ahí y fortalecer el veganismo en ese país (de largo el principal consumidor de carne y pescado del  mundo).

¿Se te ocurren más ideas? Por favor compártelas en los comentarios. ¿Haces o planeas hacer algo de esta lista? Cuéntanos.

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.