Muchos han oído hablar del empuje que tiene el veganismo en Israel durante los últimos años. A raíz de varias preguntas y entrevistas que me han hecho al respecto, como ésta, voy a contar brevemente cómo veo el fenómeno y cuáles son sus principales claves, con la esperanza de ser útil para el activismo vegano en cualquier otro lugar.

Llevo varios años viviendo en Israel; aquí he descubierto lo que es ser vegano y desde el pequeño pueblo en el que vivo, en los montes de Jerusalén, he escrito La revolución vegana. Colaboro con algunas ONGs y soy miembro fundador del recién creado “Justicia para todos”, un partido político cuyo objetivo declarado es terminar con el holocausto animal.

La teoría de las minorías discriminadas

manifestacion vegana tel avivAl intentar explicar la popularidad del veganismo en Israel, enseguida surge la teoría de las minorías: cualquier grupo social que ha conocido la discriminación es más propenso a identificarse con otro grupo que sufre actualmente algún tipo de opresión. Es la explicación que da Gary Yourofsky, judío norteamericano, así como muchos analistas y blogueros en el mundo: los judíos han sufrido persecuciones durante siglos, por eso les cuesta más ignorar el sufrimiento de los animales explotados.

Esta teoría tiene un alcance limitado pero puede aclarar las cosas en otros casos como la apabullante mayoría de veganas (3 a 1) o la aparente popularidad del veganismo en círculos LGTB. También es cierto, como sostiene cualquier activista vegano, que un defensor de otra causa justa debe ser coherente y posicionarse en contra de la explotación animal, sea de la especie que sea.

Con respecto a otras minorías marginalizadas en el mundo occidental, quizás sea pronto para valorar su adhesión o no al movimiento vegano; es posible que veamos pronto un cambio de tendencia en otros sectores donde el veganismo aún está casi ausente hoy.

Una aclaración antes de continuar

Manifestación vegana en Haifa

Muchos lectores quizás no sean capaces de leer un texto relacionado con Israel sin dejar de pensar en el conflicto que este país tiene con los palestinos. Desde luego, éste no es el lugar para debatir el tema. Sin embargo, hay que aclarar una cosa, en línea con lo escrito anteriormente.

La gran mayoría de los veganos en Israel se identifica con posiciones izquierdistas. Es decir, en el contexto político de este país, están en contra de la ocupación y a favor de un estado palestino. La inmensa mayoría de activistas comprende asimismo que el veganismo — como filosofía aplicada a la vida diaria— está situado al lado del pacifismo, de la lucha por los derechos de la comunidad LGTB y de cualquier grupo oprimido por el aparato conservador que domina casi todos los estados del mundo.

Como anécdota, contaré que hace como dos años, corrió el rumor de que se había creado un grupo de facebook de veganos de derechas. Fue la broma de la semana. Nunca vi ese grupo y nunca volví a oír hablar de él. En todo caso, la posibilidad de tener una opinión política independiente siempre existe y hay que respetarla. Veganos que defiendan los derechos de los animales y desprecien los derechos de otros seres humanos, ya es otra cosa. No es frecuente, pero la incoherencia puede aparecer en el lugar menos pensado.

Y ahora, a lo que nos ocupa.

Las claves de éxito vegano en Israel

Más allá de teorías sobre la predisposición de ciertos grupos sociales a identificarse con los oprimidos, la verdad es que los activistas veganos en Israel meten mucha caña. Muchos de ellos tienen experiencia de movimientos juveniles, pacifistas o sociales. Otros aportan una perspectiva muy operacional a cualquier proyecto de difusión. En general, diría que el principal motivo del éxito vegano en Israel es el activismo. Ni historia, ni minorías perseguidas, ni condicionantes culturales. Activismo, puro y duro. Sin secretos, sin divisiones, sin egos. Y esa es la mejor noticia para cualquiera interesado en difundir el veganismo en el mundo.

Estos son, en mi opinión, los actores principales:

Anonymous

A no confundir con Anonymous internacional. Esta veterana ONG, con más de 20 años de experiencia es quien tenía toda la infrastructura a punto cuando el veganismo empezó a subir. Hacen de todo, pero daré sólo unos ejemplos: puestos de información en las calles, grabaciones con cámara oculta, denuncias judiciales a empresas de alimentación, presión política, conferencias a escuelas, asesoramiento nutricional gratuito, y en los últimos años, el Reto 22+, cuya versión en inglés acaba de salir hace dos meses.

Éste es un proyecto de Anonymous que tuvo mucha repercusión en la redes sociales de todo el mundo: la promoción comercial de leche materna humana 🙂

Gary-TV

La explosión del veganismo en Israel empezó cuando dos jóvenes israelíes, admiradores de Gary Yourofsky, aplicaron simples técnicas de marketing online para difundir lo que ellos consideraban como el mejor discurso que jamás has visto. Lo que hicieron fue crear la web, traducir el discurso, hacer anuncios en facebook y en youtube, y ver cómo el vídeo se hacía viral. Su ejemplo fue luego seguido por activistas de todo el mundo.

En cierto momento, pidieron ayuda a otras organizaciones veganas. Había llegado al punto en el que sabían que por cada shekel que invertían, tantas personas verían el vídeo y cierto porcentaje probablemente se convencería. La comunidad vegana del país se movilizó para sostener la campaña.
Interest veganism over time Israel Gary TV
Tras unos 16 meses de campaña, se había llegado a números impresionantes. Había llegado el momento de divulgar otros vídeos. El primero de ellos fue una conferencia del Dr. Greguer sobre la erradicación de las principales causas de muerte. Hoy, se centran en la difusión de vídeos cortos desde su página en facebook.

Vegan Friendly

La difusión de la conferencia de Yourofsky causó tal revuelo que inclusó llegó a los titulares de toda la prensa del país. Urgía de pronto atender a una gran masa de nuevos veganos y aprovechar su fuerza como consumidores para influir en la industria alimenticia. Así nació Vegan Friendly, que se propuso hacer accesible y fácil ser vegano en cualquier rincón del país. Rápidamente se construyó una base de datos de cualquier restaurante o quiosco que ofreciera opciones veganas. Iniciaron conversaciones con muchas cadenas de comida para incluir nuevos platos veganos. El logro más sonado fue cuando Domino’s Pizza, tras meses de pruebas gastronómicas, lanzó en Israel su primera pizza vegana. Hoy en día, prácticamente no hay cadena de pizzerías que no tiene pizzas veganas.

La pizza es sólo la punta del iceberg. Con su labor, realmente han facilitado las comidas a cientos de miles de veganos. Además, los no veganos ven la riqueza gastronómica vegana y el argumento de la lechuga se derrumba sin esfuerzo. Vegan Fiendly también produce cada año festivales y fiestas que son la envidia de todo el país. No sólo consiguen demostrar que ser vegano es fácil, sino que es lo más.

Vegan Friendly también llevó a cabo este año el Reto del Cubo en las principales ciudades de Israel:

ALF

El Frente de Liberación Animal es otra de la organizaciones veganas más veteranas en Israel; aunque realmente no es una organización… Los activistas de ALF en Israel llevan a cabo protestas y bloqueos en las mismas instalaciones TAL_GILBOAA-04donde se explota animales. Uno de los principios del ALF es que cada individuo puede realizar un acto de sabotaje o protesta sin necesidad de autorización por parte de nadie. En los últimos años, a mi modo de ver, han dado una nueva interpretación a este concepto. El principal ejemplo es la activista de ALF, Tal Guilboa, que se presentó al concurso televisivo Gran Hermano de 2014 y aprovechó la enorme plataforma que se le dio para bombardear día y noche a los televidentes con mensajes a favor de la liberación animal vestida eternamente con la camiseta de ALF. Finalmente, la carismática y polémica activista, madre de tres niñas, ganó el concurso. Otro concursante, que se hizo vegano durante el programa, quedó en segundo lugar.

Aquí puedes ver a los activistas de ALF en una de sus últimas incursiones:

269

El movimiento 269 Life se inició a raíz de un ternero liberado a quien la industria ganadera había nombrado y marcado a fuego como 269. Su filosofía es parecida a la de ALF. Juntos realizaron uno de los actos más polémicos del movimiento vegano: una noche de marzo de 2013 depositaron decenas de cabezas de cadáveres en varios lugares públicos de Tel-Aviv. El debate estaba servido pero el objetivo estaba claro: concienciar a toda la población del significado del holocausto animal que tiene lugar a diario en el mundo. Hace varios meses, se vieron obligados a desmantelar el refugio de animales liberados que habían creado en el norte del país. Su última gran acción mediática, en septiembre, fue un simulacro de la vida de los animales explotados emitido durante varios días en directo a través de Internet.

Fundación de Agricultura Moderna

sopa de pollitosEl activista israelí Ohad Cohen —otro que no espera instrucciones de nadie— es conocido por haber filmado un impactante documental personal sobre la industria ganadera, La vida según Ohad. Parece que esta experiencia le ha hecho perder la fe en la humanidad. Actualmente, como muchos otros activistas, ha llegado a la conclusión que la única vía para abolir la explotación ganadera es cultivar proteína animal en laboratorio, sin necesidad por supuesto de dañar a un solo ser sintiente. La idea no es nueva y existen varias iniciativas en el mundo que trabajan en el tema. En marzo de 2014 se fundó la Fundación de Agricultura Moderna, una ONG cuyo objetivo es desarrollar la tecnología necesaria para producir carne de laboratorio a gran escala y convertir la industria cárnica actual en innecesaria.

El frente religioso

El rabino Asa Keysar es un hombre joven e inquieto, cuyo abuelo, también rabino, ya era vegetariano. En el Congreso Vegano de este año, nos contó la siguiente anécdota. De pequeño, un día volvió a casa y le dijo emocionadísimo a su padre: “¡papá, papá, hay más gente que piensa como tú!”. Había visto en la calle un puesto de activistas por los derechos de los animales con pancartas que decían que la carne es asesinato.

Ese niño religioso vivía en círculos que consideraban el vegetarianismo de su padre como una rareza, casi como una locura. Hoy, ese niño se ha convertido en el principal difusor del veganismo entre los círculos religiosos ortodoxos judíos, con una conferencia inspirada en la de Gary Yourofsky pero diseñada para su público. Muchos activistas (laicos en su mayoría) se han volcado para financiar su constante difusión por Internet.

Últimamente, Asa Keysar ha empezado a entrar a las escuelas rabínicas cargado de sus nuevos libretos sobre veganismo. Esta misma semana ha avisado por facebook, emocionado, que los libros se han agotado y le llaman para pedirle más.

Cuesta aún valorar el alcance de su campaña (cada semana le escriben unas pocas familias que han cambiado sus hábitos), pero todos comprenden que se puede convencer —dentro de la misma perspectiva religiosa— a muchísimos fieles. Además, en el momento que haya un rabino importante que dé el paso hacia el veganismo, puede darse una transición en masa de todos sus seguidores, y luego de otros líderes religiosos. Ése es el objetivo de Asa Keysar, que cuenta con el apoyo y el asesoramiento de otras ONGs veganas.

Política

En los últimos meses se ha organizado un partido vegano cuyo objetivo es presentarse a las próximas elecciones legislativas con una agenda vegana. Muchos de los fundadores, entre los que me encuentro, vienen precisamente de ALF, demostrando que se puede interpretar la acción directa de muchas maneras innovadoras. Aunque sabemos que no lograremos suficiente fuerza política para abolir la explotación animal, tenemos planes para dificultarla al máximo al mismo tiempo que aceleramos la concienciación de la población, con medidas en los ámbitos de la educación, la cultura y los medios de comunicación. Las urnas y el tiempo dirán cuánto éxito tenemos.

Emprendedores veganos

A veces, el mejor activista es un emprendedor. Constantemente surgen iniciativas privadas relacionadas con el falafel es veganoveganismo. Nuevos restaurantes, servicios de catering veganos, agrupaciones para importar determinados productos, zapaterías y moda, espectáculos cómicos (con chistes sobre veganos y sus circunstancias), libros de nutrición, terapeutas, coaches que ayudan a desestresar a veganos que sufren demasiado, babysitters, parvularios, excursiones y turismo organizado, etc.

Los restaurantes son el mejor ejemplo. Uno puede estar en un puesto de información durante 4 horas y hablar con un número limitado de personas. Un restaurante vegano nuevo en el centro de la ciudad logra que todo el que pase se interese, pruebe, debata y se plantee las cuestiones que suscita el veganismo. Esto en ningún modo viene a desanimar a quien haga esa labor informativa tan necesaria, sino a alentar a quien pueda a crear el mundo vegano soñado desde ahora mismo.

Uno de mis lugares favoritos en Tel-Aviv, el Buddha Burger, tiene las paredes cubiertas de citas y fotos de veganos ilustres. Por eso, y por la comida que es deliciosa, me gusta quedar ahí con gente no vegana. Mientras disfruto de mi plato, siempre veo cómo hay ojos que alucinan, literalmente, mirando las paredes.

Unidad vegana

Seguro que hay muchas más iniciativas y activistas determinantes que no menciono. Sería una tarea imposible incluirlas todas. Sin embargo, un último aspecto que debo destacar es la unidad. Las divisiones internas carcomen el espíritu de cualquier movimiento y la motivación de los activistas. A veces hay competencia sana (a ver quién logra llamar más la atención pública y poner el veganismo sobre la mesa), pero esto no evita la colaboración. Las divergencias, en otro momento. Todos saben que hay matices y diferencias entre un grupo y otro. Pero todos comprenden que estamos en la primera etapa de la revolución vegana. No tiene sentido discutir nuestras diferencias ahora.

El objetivo es el mismo para todos: terminar con la explotación animal e iniciar una sociedad libre de prejuicios especistas. El camino pasa por aumentar poco a poco el número de veganos hasta alcanzar la masa crítica que acelere el proceso. Las tácticas son diversas. Como se ve en Israel, no se contradicen. Más bien al contrario: atacando por todos los frentes, sin un mando único que diga lo que está bien y lo que no, se avanza más que nunca.

En octubre de este año, tuvo lugar el acto más multitudinario del movimiento por la liberación animal en Israel. Todas las organizaciones veganas se unieron y la promocionaron como La marcha de los 10 000, aunque de hecho se calcula que llegaron 15 000 personas de todo el país:

Resultados

A fin de cuentas, en los últimos años, el número de veganos en Israel ha crecido rapidísimo; por lo que se sabe, es el ritmo de crecimiento más rápido en el mundo (y no es que no en otros países no crezca…). Es difícil dar cifras, pues no existe censo vegano en ninguna parte, pero se calcula que hay 500 000 veganos hoy en Israel. Esto significa un 6,25% de la población total (8 millones). Si consideramos que la inmensa mayoría de veganos se encuentran entre la población judía no religiosa (unos 4 millones), el porcentaje ya sube a más del 12%.el mundo es vegano

Esto quizás explique la imparable bola de nieve en que se ha convertido el veganismo. Todos conocen lo que es. Ya prácticamente nadie te pregunta o insinúa de dónde sacas la proteína y el calcio. Todos conocen de qué va el veganismo y si no lo adoptan es, en la mayoría de casos, porque se tapan los ojos, los oídos y el corazón para no enfrentarse a la decisión.

En este sentido, Israel es un lugar ideal para empezar a experimentar cuál es la mejor táctica para pasar al segundo nivel en la difusión del veganismo. Seguramente en estos momentos algún o alguna joven activista esté planeando el próximo golpe de efecto contra el sistema de propaganda especista.

Mientras tanto, para todos los demás, una cosa está clara. Hay mucho por hacer, y se puede hacer.

***¿Qué te parece? ¿Qué puedes hacer tú para promover el veganismo? Comparte tus ideas aquí abajo.***

4 comentarios

  • Gladys Crespi

    Es demasiado ingenuo el que piensa que el veganismo es una simple dieta, y no aquello llamado a menoscabar la firmeza de los pilares del mal. Excelente artículo.

  • Suscribo al completo lo que dice este artículo, y lo divulgo con la esperanza de que sirva de ejemplo para ser mas eficaces a la hora de defender a los animales
    Añado unos comentarios en lo que se refiere a la unidad vegana, que es la que por desgracia en España abunda muy poco. Las principales lacras a las que aquí se enfrenta el movimiento vegano son:
    – La interseccionalidad de luchas(*): La peor de todas actualmente (al menos en Barcelona estos últimos 2 años que es donde puedo hablar por experiencia directa aunque también lo he visto a través de foros y grupos del resto de España) Los anarquistas casi siempre la defienden abiertamente y algunos de los no anarquistas también, arrastrando a los nuevos con poca experiencia y muchas ganas de lucha a una especie de “toma de tierra” donde la mayor parte de la energía que invertirían en el activismo vegano se diluye en esa esa extraña mezcla de “todo”. Resultado: en el mejor de los casos mucho ruido y pocas nueces, pues solo llegan a los que logran hacer empatizar con todo el resto de sus postulados, pero es que muchas veces es hasta contraproducente, ya que dan un mensaje que ahuyenta a los posibles veganos porque les da la impresión de que tendrán que cambiar mucho mas su forma de vida que la que realmente tienen que cambiar haciéndose simplemente veganos (el colmo ya es cuando hay quien se intenta apropiar de las palabras vegano/veganismo para cambiarles el significado añadiéndole lo que les conviene).
    (*) hay casos especiales en los que dicha interseccionalidad puede ser conveniente, como puede ser en un partido político, pero en general diluye la lucha animalista enmedio de otras mucho mas populares.
    – Considerar mas o menos vegano o mas o menos apto para la lucha según temas políticos o diferencias ideológicas que afectan a humanos: es la principal derivada de la interseccionalidad de luchas y lo peor es que mucha gente la hace inconscientemente o movida por el conjunto y causa muchas divisiones. Una cosa es alejarse de grupos e individuos visiblemente racistas, fascistas, homófobos, etc. que contaminan todo el movimiento y lo vuelven indeseable, y otra cosa es ir contra todo el que tengas diferencias.
    – Dejar de hacer activismo conjunto debido a diferencias “periféricas” dentro del veganismo: que si a los perros y gatos se les alimenta con pienso vegano o cárnico, que si se tira insecticida o no, que si fulanito recoge de la basura y entonces se lo come aunque contenga productos animales o los huevos que no se qué gallinas dejan abandonados o recicla ropa o zapatos y son de cuero, etc.
    – La filosofía vacía, también muy típica aunque no exclusiva de anarquistas: Aplicar a algo el calificativo de que “es especista” así a modo de tótem en vez de justificar qué mal causa (mas que nada porque no causa ninguno) sobretodo aspectos relacionados con la propia lucha, como el uso de cadáveres recuperados de la basura para mostrarlos públicamente, aunque a veces también para el hecho de que se imiten los sabores y texturas de los alimentos de origen animal, de las pieles, etc.
    – Las posturas y expresiones misántropas “la especie humana debe ser exterminada”, “la plaga somos nosotros” (sin mencionar que dejar de serlo también está en manos de cada individuo), etc. causa un rechazo brutal hacia el movimiento vegano
    – Las posturas y expresiones ultrapesimistas “esto no tiene solución”, “ya es un camino de no-retorno hacia la extinción…”,etc. a parte de no estar fundamentadas en ningún estudio serio y solo en habladurías, tópicos y pensamientos desesperados y frustados de cada cual luego divulgados por las redes
    En cuanto nos libremos de toda esa carga tan negativa el movimiento será mucho mas eficaz y muchos mas animales se salvarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.