Es la típica situación en una cena familiar, o en un encuentro con compañeros del trabajo. Sale el tema de la carne y todos saben que eres vegano. Entonces alguien suelta, con tono conciliador, la famosa frase: “Todo es bueno, en su justa medida”.

Últimamente, paralélamente al auge del veganismo, ha crecido la conciencia sobre los perjuicios de la carne, y es cada vez más común escuchar a gente que declara orgullosamente comer muy poca carne. De ahí que la frase anterior, sea muy tentadora para mantener “el buen rollo” y no fastidiar el ambiente.

Me pasó a mí hace unos días, en el parvulario donde trabajo, mientras servían pasta con salsa boloñesa a las criaturas. Había varios niños que no querían salsa, y hubo una niña, de familia vegana, mi hija, que pedía más. Empezaron los comentarios, que si la carne esto, la carne aquello….

“Todo es bueno en su justa medida”, sentenció la directora con una sonrisa. Y siguieron unos segundos de silencio mientras todos masticaban su comida.

A veces no te puedes callar

Pero no, no es verdad. No todo es bueno en su justa medida. Me disculpé por aguar la fiesta de la concordia y el consenso, pero no estoy de acuerdo con ese relativismo complaciente y bobo. Algo en mi interior me empujó a hablar.

¿Está bien que un hombre pegue a su mujer de vez en cuando? ¿O que se viole sólo un poquito a alguien?”

Podía leer el asombro en las caras de mis compañeras: ¿cómo puedes comparar cosas así? Pero seguí.

En su justa medida, todo es bueno?
Masacre de indígenas americanos por los conquistadores europeos, 1552. Wikipedia.

¿Está bien dejar basura en el bosque y tirar colillas un 12% de las veces que salimos de excursión? ¿Y si le doy un café a mi hija de dos años? Sólo los martes y los viernes, ya sabéis, todo en su justa medida. ¿Y si le pego un grito al abuelito ese que se pasa todo el día sentado en el parque? Sólo 3 minutos, antes de comer, igual le sienta bien; a mí seguro que me vendrá bien desahogarme un poquito. ¿Y por qué no jugamos a tirarle piedras a un gato de vez en cuando? O le cortamos la cola para celebrar la llegada del verano? ¿Y por qué no preparar salchichón de carne de perro una vez al mes? Ya sabéis, en su justa medida, todo es bueno…

En su justa medida, ¿todo es bueno?

No, no todo está bien si se hace con moderación. No todo es relativo. Hay cosas que no están bien y punto.

Esclavizar, cebar y matar a un animal desgraciado e indefenso para comer su carne repleta de infelicidad y antibióticos no está bien. No es bueno ni para el animal ni para nosotros.

Esclavizar y violar a mamíferas para robar su leche materna tras separarlas de sus hijos no es bueno, es inhumano.

Cebar con un tubo a la fuerza a un pato enjaulado para que su hígado crezca hasta 10 veces su tamaño natural y así producir foie-gras no es bueno, es perverso.

Y la lista sería interminable.

Todo es bueno en su justa medida, si entendemos que JUSTA implica justicia y hay cosas que claman al cielo.

La medida justa de ciertas cosas es cero. Un cero sin comas, sin dudas ni peros. Un cero redondo, sin grietas, perfecto, como queremos que sea el mundo.

5 comentarios

  • ¡Muy buen artículo! Esta justificación, tan común entre la gente cuando intenta argumentar que la virtud yace en la moderación, recibe el nombre de ‘falacia del punto medio’.

    Un saludo.

  • Reyna Alvarado

    Entré a tu blog porque buscaba el autor de la frase “Todo es bueno….” y me sorprendí. Me gustó mucho!! Saludos desde Guatemala

  • Anonimo

    ya sabemos lo que es bueno y lo que es malo lo que NO se debe hacer y lo que se debe hacer , (aunque no se cumpla)ni todo es bueno ,ni todo es malo y sabemos su justa medida pegar a una mujer su medida justa es 0 cebar a un animal 0 la justa medida no se mide desde el medio si no desde abajo 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.