Tras los últimos debates sobre qué partido político deben votar los veganos, quiero compartir la siguiente reflexión. Pero, por si tienes prisa, te descubro ya mi conclusión: el veganismo es el movimiento más revolucionario de la historia humana. Debemos buscar a influir en la agenda de cualquier fuerza política con tal de acercar el fin de la explotación animal. Y, en última instancia, un partido vegano —con una agenda política claramente vegana— será la respuesta a los mejores deseos de cualquier ciudadano que tenga los ojos y el corazón abiertos.

¿Qué relación hay entre especismo y justicia social?

El especismo es la creencia de que hay especies superiores a otras y, obviamente, nosotros somos la mejor de todas. Al considerarnos la especie superior, nos otorgamos el derecho a subyugar a otras para satisfacer nuestros intereses.

El especismo se expresa mediante el abuso de poder. Si fuera fácil/rentable/cómodo ordeñar elefantes o lobos en vez de cabras, los europeos presumirían hoy de otras clases de quesos. Si fuera fácil/rentable/cómodo criar y degollar leones e hipopótamos, quizás en Mc Donalds, las hamburguesas más populares tendrían un sabor diferente.

Toda la explotación se basa en la fuerza; la explotación animal, sea en la industria que sea, también. Es un abuso de poder hacia el más débil. Abusamos de los animales porque podemos. Porque no pueden hacer nada. Porque no tienen un hermano mayor que viene luego y nos castiga.

Este comportamiento se encuentra en todos los estamentos de nuestra sociedad y de nuestra economía. Como bien sabe todo vegano, vivimos en un mundo infestado de explotación y sufrimiento.

¿Justicia social en un mundo especista?

justicia social especismoUna sociedad basada en el abuso del más débil termina encontrando cualquier excusa para justificar ese abuso; se tapa los ojos cuando le conviene; y lo maquilla cuando le incomoda. Se convierte en una sociedad prisionera de su propia vergüenza.

Una sociedad basada en el abuso del más débil jamás podrá erradicar la violencia de su propio seno. Jamás logrará establecer una economía que respete a los desfavorecidos y se preocupe genuinamente de sus necesidades. Jamás conseguirá justicia social tratando injustamente a los que excluye.

Veganismo y política

El mundo en el que vivimos no puede convencerse a sí mismo de que el más débil de los hombres merece estar a salvo del más fuerte; salvo que apliquemos este principio hacia los más indefensos seres del planeta, aquellos que sufren nuestra agresividad y codicia sin capacidad de oponerse.

El día que no abusemos de las gallinas, de los peces, de los rumiantes, de los perros, de los monos, y de tantos otros millones de cohabitantes que sufren nuestra opresión; ese día, y no antes, podremos empezar a soñar con una sociedad humana más justa consigo misma.

Es necesario liberar antes de poder liberarse.

Hasta que eso pase, como demuestra la historia, cualquier intento de reforma social, por muy bien intencionado que esté, abocará en el fracaso.

Un mundo vegano será un mundo mejor.

*** Y tú, ¿qué piensas? Comparte tu opinión aquí abajo ***

2 comentarios

  • Juan Andrés García

    Buenas tardes Joseph, mi nombre es Juan Andrés, y recientemente he tomado la decisión de comenzar una dieta vegana. Si me preguntasen por qué, contestaría que por todo. Me vi en la necesidad de empezar a escribir las razones por las que lo hacía. Al final me gustó el resultado y decidí compartirlo en Facebook, donde no esperaba tener mucho éxito, y así ha sido. Pero necesitaba compartirlo también con alguien involucrado en este mundo y encontré esta web. Aquí le dejo el texto en cuestión, es algo largo, pero está escrito con todo mi amor. Un saludo.

    Como alguno sabrá, he tomado la decisión de llevar a partir de ahora una dieta vegana. A la gran mayoría no le importará una mierda, lógico, pero como he tenido que escuchar cosas como: “ya te han comío el coco, eres débil mentalmente, te vas a volver como los raritos esos, estas pillao de la cabeza, ¿vegano cómo? Jajaja…” y cosas por el estilo, dedico este texto a esas personas que piensan así. A cualquiera que le apetezca dedicarle unos minutos de su tiempo, está invitado a leerlo, a quien no, puede seguir tranquilamente con sus cosas.

    Mi gran esperanza:

    Mi gran esperanza es que dentro de unos cientos de años las generaciones que habiten la Tierra hablen de la nuestra como una generación revolucionaria, sobre todo en el ámbito científico y tecnológico, aportando grandes avances para la humanidad, destacando el gran desarrollo de las comunicaciones, la aparición de internet, el inicio de la globalización… (Bla, bla, bla…) Pero como en todas las eras, también seremos recordados por lo que hacíamos mal, y es ahí donde quiero hacer hincapié.

    Mi verdadera gran esperanza es que esas generaciones futuras recuerden a la nuestra como una generación totalmente retrógrada en términos morales, de auténticos seres despiadados al igual que las que nos precedieron, eso sí, también espero que nos recuerden por el inicio del gran cambio de mentalidad. ¿Que por qué digo esto? Porque considero que hemos convertido parte de nuestro mundo en una verdadera carnicería, en el peor de los sentidos, nos hemos convertido en asesinos en masa profesionales. Y creo que esa esperanza es realizable, porque es justo lo que nosotros pensamos de otras generaciones o sociedades de hace siglos (edad media) o incluso menos (holocausto nazi) y seguro que ellos no lo pensaban de sí mismos en aquellos momentos, pensarían que así era la vida. Por eso, es lógico que nuestras generaciones futuras continúen subiendo escalafones como seres civilizados.

    Los humanos llevamos siglos siendo culpables del mayor holocausto de la historia, hemos destruido más vidas que todas las grandes catástrofes naturales juntas, y además seguimos haciéndolo. Hasta hace no mucho, no era tan abusivo como en la actualidad, que es brutal. Todos los días mueren cientos de miles de animales a manos de personas, y lo peor de todo es que a la mayoría no nos escandaliza. Utilizamos cuerpos de animales muertos para hacer muchas de nuestras prendas de vestir, aunque en eso parecemos estar algo más concienciados. Lo peor es que nos han metido en la cabeza que los alimentos de origen animal son absolutamente necesarios para los humanos, cuando eso es algo totalmente falso (quien no esté de acuerdo con esto, por favor que se informe bien y luego opine). Sí, estoy diciendo que somos por naturaleza herbívoros, no omnívoros. Además, dejar de comer productos de origen animal sería una posible y bastante factible solución para reducir la desigualdad y empezar a acabar con el hambre en el mundo (también aconsejo informarse bien sobre este tema antes de opinar). Por ejemplo, en España los veinte individuos más ricos, acumulan tanta riqueza como los catorce millones más pobres. ¿No merecería la pena intentar cambiarlo? Pero claro, sólo sería posible entre todos.

    Los primitivos ancestros del homo sapiens vivían en los árboles y eran por naturaleza herbívoros. Es cierto que al bajar de los árboles, en el desarrollo de la evolución, empezamos a matar animales, abrigarnos con sus pieles y comernos su carne (que a pesar, de ser algo indigesta, aportaba los nutrientes esenciales) Es ahí cuando nos hicimos omnívoros. Esto fue muy útil y de vital importancia para nosotros, y qué decir de la llegada de la ganadería, que junto a la agricultura, en aquella época fueron algo totalmente necesario para llegar a ser como somos ahora. Pero hemos cambiado mucho, por ejemplo, hasta hace no tanto, la mujer no tenía ni voz ni voto en asuntos de hombres, en la antigüedad su única función era satisfacer a este, criar a sus hijos, cuidar de su casa y poco más. Los derechos de los negros no se empezaron a reconocer hasta el siglo pasado y los de los homosexuales hasta este, es decir, no valen las comparaciones porque para nada somos los mismos. El problema es que nos creemos que no discriminamos pero no nos damos cuenta que nuestra libertad para comer carne es posible gracias a la libertad que se le ha negado a otras especies de animales (pollos, vacas, cerdos, pavos, etc.) que viven esclavizados por el hombre (luego quedará claro por qué no me vale decir que el hombre es superior y por eso puede abusar de los animales). Adquirir libertad propia quitándosela a otro individuo es la forma más pura de discriminación. Al principio, es cierto que prácticamente lo necesitábamos, porque era una forma fácil de conseguir los nutrientes esenciales, pero a estas alturas se sabe que adquirirlos todos sólo con vegetales es posible, es cuestión de estar bien informados.

    En aquellos inicios como especie, cuando realmente empezamos a hacernos cazadores e incorporar mucha más carne, fue únicamente tras descubrir el fuego, ya que nuestro aparato digestivo no es inmune a las bacterias que hay en la carne cruda, sólo somos capaces de digerir bien la carne matando esas bacterias, cocinándola o procesándola, a diferencia de los verdaderos carnívoros del reino animal, cuyos organismos son inmunes a esas bacterias. Incluso la leche de vaca debe ser pasteurizada. Por otro lado, cualquier fruta o verdura es saludable para nosotros simplemente lavada con agua, eso sí, muchos vegetales están más sabrosos después de cocinarlos o procesarlos. Por eso, el hecho de que nos volviéramos omnívoros por necesidad, no quiere decir que fisiológicamente lo seamos, ya que está demostrado que tanto nuestra dentadura, como nuestro aparato digestivo, es sin duda, propio de un ser herbívoro. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que no necesitamos la carne para sobrevivir, y conociendo los alimentos adecuados, ni siquiera la necesitamos para estar saludables, al contrario de lo que muchos creen, la consumimos sólo por tradición, hábito, conveniencia y sabor.

    Todo ecsto no tendría inconvenientes si no fuera porque además de las enfermedades (diabetes, obesidad, infartos cardíacos, arteriosclerosis, cáncer, etc.) que puede propiciar la ingesta de productos animales, ya que nuestro cuerpo no está fisiológicamente diseñado para eso, estamos contribuyendo a que día a día se estén esclavizando, violando, maltratando y/o matando a cientos de miles de seres vivos que sienten y padecen como nosotros. ¿Y qué ocurre cuando estamos maltratando y matando a estos seres vivos sin necesidad biológica (porque para la economía actual sí que es necesario)? Pues que somos unos crueles abusadores y asesinos, le pese a quien le pese. No está mal matar a otro animal en defensa propia, o si eres carnívoro para alimentarte y sobrevivir, al contrario. Pero somos nosotros, los seres humanos, los únicos animales (porque biológicamente somos un animal más) que nos pasamos esta ley de la naturaleza por el forro. Es por esto que me hace gracia cuando una persona comete un acto repugnante o despreciable y se le llama despectivamente “animal”, yo pienso: “¿Pero por qué? Si cualquier animal es mucho más civilizado que semejante cenutrio.”

    Como decía, todo esto me parece una auténtica barbarie, y creo que a cualquiera con un poco de corazón y sentido común también debería parecérsela, así que la pregunta del millón sería: ¿Por qué si somos conscientes de esta brutalidad no hacemos nada y seguimos consumiendo productos derivados de animales? Muy fácil, dos razones de peso: Por el placer que nos suscita su sabor rico en calorías y por dinero, mucho dinero que va a parar al bolsillo de las grandes empresas que se dedican a esto, que son importantes para nuestra economía y que se encargan de bombardearnos constantemente con publicidad mostrando lo ricos y sabrosos que son sus productos. Muchos diréis: “pero bueno, es que esas empresas generan muchísimo empleo para gente que lo necesita”, y yo digo: vale, totalmente cierto. Pero para esto es necesario abrir la mente de par en par y pensar: a esas personas se les da dinero por matar, violar (sí, violar) y maltratar animales, porque de lo contrario no lo harían. OJO: ¡Dinero! ¿Hasta donde hemos llegado como seres racionales, que es mucho más valioso para nosotros el dinero que la vida? Y además de ser, para mí, una verdad como un templo, no solo lo vemos con normalidad sino que hasta lo defendemos y justificamos. Todo esto sin entrar en temas como la contaminación masiva, cambio climático, deforestación, etc.

    Sinceramente, no creo que Dios nos creara para esto, a veces pienso que si alguien nos creó no fue Dios, sino el Demonio. Y es que hace poco escuché algo que me llegó al alma y se me ha quedado grabado: “Si los animales tuviesen una religión, no sé cómo sería su Dios, pero sin duda, su Demonio tendría forma humana”. Me siento fatal cuando pienso que el planeta funcionaría mucho mejor sin nosotros que con nosotros, y esto es un hecho. Si automáticamente nos extinguiésemos todos los seres humanos, le haríamos un grandísimo favor al resto de las especies que cohabitan en la Tierra, y tan cierto como esto, es que si seres tan diminutos e insignificantes para nosotros como las abejas o las hormigas se extinguiesen, se podrían ocasionar grandes perjuicios a la mayoría de las especies vivientes, colapsando los ecosistemas y llegando a producirse extinciones masivas en cadena.

    Para mí, sinceramente tiene delito ser consciente de todo esto y no hacer absolutamente nada. Que soberbia hay que tener y que poca humildad para pensar que Dios creó la Tierra para nosotros, por eso discrepo totalmente con las religiones que defienden esa idea. Cuando la realidad es que nos hemos convertido en los mayores parásitos que han poblado este planeta, sin duda alguna. Esto me lleva a pensar muchas veces que Dios no existe, porque si existiese, ya se habría encargado de nuestra extinción, que por otra parte, puede que esté en camino, pero ese es otro tema.

    Por otro lado, a veces también me gusta ser positivo, y con razón. Los seres humanos hemos sido capaces de hacer cosas muy grandes, cuando la verdadera humanidad de las personas despierta, te das cuenta de que todo es posible, con simples detalles cotidianos uno puede tomar verdadera cuenta de ello. Lo que me lleva a pensar que algún día, yendo despacito y con buena letra, utilizando nuestra mayor herramienta, que es la educación, iremos abriendo los ojos de una vez por todas y haremos que verdaderamente triunfe la vida en el planeta. Incluso sueño con algo mucho más grande, que es llegar a planetas lejanos si la ciencia nos lo permitiese, descubrir nuevas formas de vida y por qué no, llevar la de nuestro planeta a las estrellas, el lugar de donde alguna vez surgió la materia que más tarde la haría posible aquí, pero esto solo es un sueño, lo demás sí es una esperanza real.

    Creo firmemente que Dios es Vida, es Vida en su máxima expresión, y si de verdad quieres creer en Dios y tienes algo de Fe en la humanidad, tu religión debe ser la Vida, y en esa religión, el amor por los animales debe ser exactamente el mismo que por nuestros semejantes, nuestro deber tiene que ser crear y proteger la vida con uñas y dientes en la medida de nuestras posibilidades, como hace cada especie de este maravilloso planeta (los que matan lo hacen únicamente en favor de su propia supervivencia), y sin discriminar a otros (los demás animales entran en la categoría de otros).

    Si de algo estoy seguro, es de que la vida siempre se abre paso, si no estamos a la altura, la extinción es lo único que nos espera. Todos tenemos una gran responsabilidad, somos “la especie dominante” (por decirlo de alguna manera), nuestra inteligencia y sobre todo la gran cooperación entre nosotros nos han elevado a ese puesto, seamos inteligentes y cooperemos en esta grandiosa causa que es salvar la vida, luchar porque la biodiversidad que tan difícil le ha resultado a nuestro planeta generar, siga floreciendo y expandiéndose, y creo sinceramente que es posible y se acabará con esta esclavitud animal, al igual que se abolió la esclavitud humana en USA.

    Reconocer los derechos de los afroamericanos costó unos 400 años, y eso que ellos sí que podían expresarse a viva voz, por ello sé que esto va para largo. Mi gran esperanza es que en abolir este gran holocausto no tardemos mucho más, y algún día, en ese futuro lejano, cuando nuestra especie esté realmente civilizada y esas personas examinen nuestra historia, espero que tengan conversaciones en tono jocoso parecidas a esta (significaría que lo conseguimos):

    – ¿Sabes qué? Me sorprendo de lo ingenuos que eran nuestros antepasados de principios del siglo XXI.
    – A mi me pasa igual, los ilusos de aquellos tiempos pensaban que solo por inventar internet, ser cosmopolitas, viajar en aviones y trenes de alta velocidad o haber salido al espacio eran totalmente civilizados.
    – Jajajaja… Pero si la mayoría aún seguía pensando como individuo y no tenía ni puta idea de pensar como civilización. Ni siquiera tenían conciencia global.
    -Jajajaja… Pobres ilusos, le daban más importancia al dinero que a la vida y se creían normales y decentes.
    – Jajajaja… Pero qué ibas a esperar, si muchos aún pensaban que Dios creó la Tierra exclusivamente para el ser humano, a eso sí que lo llamo yo humildad.
    – Jajajaja… La mayoría aún no había aprendido ni a pensar por sí mismo y presumían de ser libres e independientes.
    – Jajajaja… En aquella época nos creíamos ya muy listos y sofisticados, pero aún nos quedaba tanto por aprender como especie inteligente…

    A todo esto, tomar esta decisión y compartirla ha sido motivado, en gran parte, al hacer un ejercicio de meditación encontrándome a mí mismo y analizando el mundo tal y como lo conozco. Ha sido como si quisiera convencer al “yo” de hace un tiempo, cuando pensaba como la mayoría y para reafirmar al “yo” de ahora. Pero abajo les dejo el vídeo que ha inspirado esa chispa que me ha llevado a ello, se trata de una conferencia del activista por los animales Gary Yourofsky, es de 2010 pero yo lo descubrí hace poco en YouTube por casualidad. La verdad es que no tenía ni idea de la existencia de este tipo, y tengo que reconocer que me ha ayudado a abrir los ojos con respecto a este tema, del que como la mayoría, era consciente a medias pero miraba hacia otro lado y listo, ojos que no ven, corazón que no siente, justo lo que quieren los verdaderos beneficiados de este asunto.

    Si has llegado hasta aquí, ahora o cuando tengas algo más de tiempo deberías ver este vídeo, así como el vídeo en el que le da un repaso a una reportera, también muy bueno. Verlos aclarará la mayoría de las dudas que puedan surgir después de esta lectura. A pesar de durar más de hora y media y estar en inglés subtitulado, a mí se me hizo cortísimo, y aprendí mucho más escuchando poco más de hora y media a este señor, que con muchos de mis profesores de universidad en todo un curso. Además, aconsejo informarse todo lo que se pueda sobre este tema porque es increíble cómo pueden sorprenderte muchas cosas que ignorabas. Abajo aporto algunos enlaces de interés.

    Por cierto, seguramente la gran mayoría no llegará a ver el vídeo, ya sea por pereza, por pura indiferencia o porque prefieren mirar para otro lado, ya que todos adoramos la carne y ni nos plantearíamos dejar de comerla porque el activista de turno se crea el “Martin Luther King” de los animales. En definitiva, me gustaría que si alguien remoto ve los vídeos y encuentra alguna objeción, incoherencia, contradicción, algo que no le cuadre, lo que sea que pueda desbaratar alguno de los argumentos de este hombre, le pediría que por favor me lo comentara, porque de verdad que me encantaría saberlo, ya que me planteo alguna pregunta, pero verdaderamente le encuentro sentido a todo lo que explica, con pocos discursos me había ocurrido eso.

    Mis dos propósitos al compartir esto son: por un lado, me sentiría muy orgulloso de crear conciencia y conseguir con esto que al menos alguna persona decida empezar a quitarse la venda de los ojos, con solo alguna me quedaría satisfecho, ya que con lo largo que es el texto y teniendo en cuenta que no soy famoso, no espero que lo lea mucha gente. Y por otro lado, para terminar me gustaría decir una última cosa a todos: por supuesto que son libres de seguir comiendo toda la carne que quieran, faltaría más, nos regimos por leyes impuestas por gobiernos democráticos y de momento no hay ninguna que prohíba matar determinados animales si su destino es el consumo humano. Pero dicho esto, me gustaría pedirles un pequeño, pero importantísimo favor: No vuelvan a quejarse jamás de que el mundo está hecho una mierda. Por favor, si no quieren aportar su granito de arena, no lo hagan, están en su derecho, pero al menos no sean hipócritas.

    “No existe peor tragedia que saber lo que es correcto y no hacerlo”. Martin Luther King.

    “AMA, CREA, INSPIRA.”

    Enlaces de interés:

    Conferencia del activista Gary Yourofsky:
    https://www.youtube.com/watch?v=pUeF-UUkqA4

    Pros y contras de comer carne:
    http://www.vidanaturalia.com/pros-y-contras-de-la-carne-es-bueno-comer-carne-o-no/

    Posibilidad de acabar con el hambre en el mundo:
    http://www.haztevegetariano.com/p/496/El_Veganismo_puede_terminar_con_el_hambre_en_el_mundo

    ¿Omnívoros o herbívoros por naturaleza? ¿Qué sucede en las supergranjas y mataderos? ¿Puede ser saludable una alimentación vegana?:
    https://lamatrixholografica.wordpress.com/2011/06/25/el-ser-humano-no-es-carnivoro-sino-herbivoro-comer-cadaveres-ensucia-el-cuerpo-y-embrutece-la-mente/

    Citas célebres:
    http://vegancanarias.neositios.com/frases-veganas
    http://www.citascelebres.eu/citas-celebres-y-frases-celebres/citas-y-frases-de-vegetarianos.php

    • Juan Andrés, gracias por compartir con nosotros tus reflexiones.

      Me alegro de que te hayas subido al tren del veganismo 🙂 Hay mucho trabajo por hacer. No te desanimes por no haber tenido respuesta en facebook. A veces la gente no responde, pero lee, se queda pensando y se hace más propenso al cambio.

      Entiendo la necesidad de poner por escrito tus sentimientos. En adelante, te recomendaría ir desgranando tus ideas y compartirlas a trocitos entre tu gente. Luego, cuando alguien se muestre receptivo, profundizas con esa persona en particular.

      Para cualquier cosa, ayuda o consulta, aquí me tienes. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.