Decidí escribir un libro sobre la revolución vegana porque me parecía que no se hablaba bastante de la magnitud del cambio de mentalidad que conlleva el veganismo. Puesto que para la mayoría de nosotros, la primera toma de contacto con el concepto está ligado a lo que no puedes comer, da la impresión a menudo de que se trata de una dieta, y que el debate gira en torno a si es sana o no.

Por supuesto, el veganismo es mucho más. Es una visión de lo que significa ser humano y de nuestra relación con todos los demás seres vivos.

Empezar a escribir me ha hecho leer y aprender más que nunca. Poco a poco voy descubriendo un montón de libros, ideas, datos, autores, filósofos, activistas y proyectos que me hacen reflexionar, soñar, estremecerme, apasionarme, involucrarme más… Y aunque por lo general, intento centrarme en desarrollar el libro, hay una idea que debo compartir ya, aquí y ahora.

Lo que se siembra, se cosecha

En el capítulo 3 de su libro “The World Peace Diet” (La dieta de la paz mundial), el Dr. Will Tuttle escribe:

“La enseñanza espiritual más universal, encontrada virtualmente en todas las tradiciones religiosas del mundo, está basada en la verdad de nuestra interconexión. Se presenta tanto positivamente, en lo que se conoce como la Regla de Oro (hagamos a los demás como quisiéramos que nos hagan a nosotros), y más neutral como la ley de causa y efecto (lo que hagamos a los demás, volverá a nosotros). Simplemente, no podemos aspirar a ser felices si causamos sufrimiento a los demás, o ser libres si limitamos a otros, o tener salud si causamos enfermedad a otros, o ser prósperos si robamos a otros, o tener paz si somos violentos con los demás y les causamos miedo.”

La Dieta de la Paz Mundial, Dr. Will Tuttle

En este vídeo (en inglés), el Dr. Tuttle enumera muchos de los crímenes que el ser humano comete contra los animales y los relaciona con los problemas que sufrimos como sociedad, principalmente en Occidente donde se consume la mayor cantidad de carne, pescado, huevos y lácteos.

Ejemplos

  • Cebamos a los animales y sufrimos de obesidad.
  • Impedimos a los animales mantener lazos familiares y sociales de modo natural y asistimos a un proceso de desintegración del modelo de familia; separaciones, divorcios, niños abandonados, violencia doméstica…
  • Adelantamos el proceso de madurez sexual de las hembras para conseguir más leche, huevos o crías y nos enfrentamos a una precocidad sexual evidente entre nuestros niños y niñas, ávidos consumidores de esos productos.
  • Violamos millones de hembras de vaca cada año (inseminación artificial, eufemísticamente hablando) y resulta que sólo en los EEUU una mujer o una niña es violada cada 2 minutos.
  • Castramos y esterilizamos a millones de animales, domésticos y de granja, y sufrimos una epidemia de infertilidad nunca vista en la historia de la humanidad.
  • Suministramos medicación preventiva por defecto a todos los animales de granja y los médicos nos recetan medicamentos como caramelos. Drogamos a los animales y sufrimos los males de la adicción a las drogas.
  • Hacinamos a los animales y nos encontramos trabajando en cubos diminutos en un mundo superpoblado. Los estresamos y los angustiamos de mil maneras, y sufrimos estrés nosotros mismos.

Y podríamos continuar… La lista es larga pero el principio está claro.

El Karma del veganismo: causamos sufrimiento a los animales y sufrimos nosotros. Lo que se siembra se cosecha.
Veganismo: Ha llegado el momento de sembrar amor, respeto y paz.

La violencia engendra violencia

Nuestra arrogancia, indiferencia y falta de respeto hacia los animales nos pasa factura. Su sufrimiento se convierte en nuestro sufrimiento.

Despreciamos la vida de los demás y nuestras propias vidas tienen cada vez un precio más bajo.

Lo que se siembra, se cosecha. No importa cómo lo digas o cómo lo hayas escuchado, la idea es la misma:

  • El que escupe para arriba, la saliva le cae encima
  • El que siembra truenos, cosecha tempestades
  • Cría cuervos que te sacarán los ojos
  • Donde las dan las toman
  • Lo que se siembra, se recoge
  • Ley de causa y efecto

O como suelen decir en inglés: Karma is a bitch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.