Personalmente, cuanto más lo pienso, más me cuesta comprenderlo.

Puedo entender el ansia de devorar carne, y también el apetito por los huevos. Al fin y al cabo, hay que admitir que ambos son comportamientos que existen dentro del reino animal. Aunque me opongo a ello, lo puedo entender.

Pero esa costumbre enfermiza de exprimir los pezones a las madres de las terneras es algo que no tiene paralelo en ninguna otra especie animal. Nos parece extraño, repugnante o de mal gusto beber leche materna de madres humanas siendo ya adultos, pero el 97% de la gente jamás se ha planteado que beber leche de vaca es robarle la comida al bebé de otra especie.

Mira lo que pasa en esta céntrica calle de Tel-Aviv donde activistas vegan@s, de Anonymous (por los derechos de los animales), simulan el lanzamiento de una nueva marca de leche: Mama´s, recogida de madres humanas que han alquilado su vientre y por tanto no tienen qué hacer con la leche que de modo natural todas las mamíferas producen para sus bebés.

Leche de madres humanas Mama’s

Por supuesto, la desconexión creada por la industria moderna es clave. Si tuviéramos que apartar nosotros mismos al ternero del regazo de su madre para succionar la leche directamente con nuestros labios entre los gemidos de bebé y las protestas de la madre, seguramente renunciaríamos a ese dudoso placer.

Pero hay un factor más: el queso, oh divino manjar. La adicción al sabor y a la textura del queso son fundamentales para entender porque millones de vacas son inseminadas año tras año para la producción de leche. Como dijera Narda Lepes, “con queso fundido, la gente se come hasta un zapato”.

Triste pero cierto.

Leche materna de vaca

Ante esta realidad, nuestra mejor herramienta es recordar una y otra vez los hechos.

La leche es el alimento que las madres mamíferas producen para sus bebés recién nacidos. Apartar a un bebé y quitarle su alimento es uno de los actos más viles que pueden haber. No es natural, no es sano y no tiene ni una pizca de gracia.

Es una de las mayores vergüenzas del mundo y debe terminar.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.