AlquimistaLa práctica de la alquimia durante numerosos siglos no aportó ningún beneficio a la especie humana. La química, sin embargo, en menos de 200 años, ha contribuido a mejorar la vida humana de un modo que a los antiguos alquimistas les parecería, sin duda, mágico.

¿Cuál es la diferencia entre la alquimia y la química? El método científico. Es decir, basarse en datos que se pueden probar, medir y predecir.

Así empieza algunas de sus conferencias Nick Cooney, director de educación de Mercy For Animals y fundador de The Humane League. Cooney es autor de tres libros, cuyo eje central busca lograr la máxima efectividad en el activismo vegano. Lo hace aplicando el enfoque científico al activismo por los animales. Puede parecer un poco frío o comercial quizás, pero ésta es precisamente la cuestión. Nick Cooney representa fielmente el esfuerzo vegano por conquistar la mayoría de la sociedad.

Estos son algunos de los puntos más interesantes del mensaje que suele transmitir Nick Cooney en sus charlas y en sus libros.

1. Centrarse en la ganadería

Mientras algunos activistas y oenegés veganas se centran principalmente en la lucha contra la vivisección, las corridas de toros o los animales en los circos, conviene reflexionar sobre la efectividad de estas luchas. Se calcula que —muy aproximadamente— podrían salvarse cada año un millón de animales encerrados en laboratorios o en espectáculos. Por otro lado, de la industria ganadera, gracias a los cambios en la dieta de los humanos, se salvan unos 500 millones de animales cada año.

Tenemos recursos muy limitados. Si nos centramos en las víctimas de la industria ganadera, podemos maximizar nuestro impacto y salvar más vidas. Nuestras posibilidades de éxito son mayores. La propia industria de la alimentación informa de un descenso constante del consumo de carne en los países occidentales durante la última década.

2. Sugerir un primer paso

Aunque todos quisiéramos que todo el mundo se hiciera vegano hoy mismo, no es probable que ocurra. Por eso, cuando nos acercamos a gente vegana y les sugerimos cambiar su dieta, deberíamos tener en cuenta el impacto que tiene una dieta omnívora en los animales a quienes queremos ayudar.

Así pues, Nick Cooney se puso a contar. Contó el número de animales explotados por la industria y el promedio de días que sufría cada individuo antes de morir. Llegó a la conclusión de que el 96% del sufrimiento se concentra en las gallinas y en los peces (se refiere a los peces en las piscinas y granjas; no incluye a las víctimas de la pesca).

Entonces, si queremos influir en alguien y a pesar de nuestras explicaciones, se resiste a hacerse vegano, ¿qué hacemos? Podemos sugerirle dar un primer paso que sea mucho más fácil para esa persona: dejar de comer pollo, o dejar de comer pollo y pescado. Es un primer paso en la buena dirección que tiene el mayor impacto posible en la vida de los animales. Además, ese primer paso derrumba una barrera que hará más factible que luego suprima cualquier otro producto de origen animal.

3. Menos por qué y más cómo

En nuestro intento de fomentar el cambio, los activistas veganos solemos centrarnos demasiado en el por qué y olvidamos hablar del cómo. Insistimos en los motivos para hacerse veganos y prestamos poca atención a la resistencia que nace al pensar en el proceso de transición.

En un meta-análisis que estudió las conclusiones de más de 200 investigaciones sobre cambio de comportamiento humano, se zanjó el debate sobre cuál es el principal factor que ayuda a predecir si alguien va a cambiar su comunicacioncomportamiento o no: si la persona siente que es capaz de cambiar.

Así pues, recordemos que, a veces, lo más necesario no es afilar nuestros argumentos antiespecistas. Es mejor aprender a identificar los miedos o dudas que alguien pueda tener sobre una posible transición al veganismo. Nos puede parecer una nimiedad porque ya somos veganos durante bastante tiempo, pero a mucha gente le asusta el cambio y le cuesta mucho acostumbrarse a la idea. Muchas veces, el problema es principalmente mental. Ayudémosles.

4. Cuatro motivos para no hacerse vegano

Tenemos la costumbre de despreciar las excusas de los no veganos y contraatacar enseguida con nuestros mejores argumentos. Descartamos los argumentos que nos dan como meras excusas especistas. Nos decimos que tratamos con sádicos que disfrutan de la sangre de pollitos y cachorros inocentes. En el ardor del debate, es normal. Pero a menudo, esto nos aleja de nuestro objetivo. También podemos escuchar con atención y detectar en qué punto nuestro interlocutor está dispuesto a cambiar. Nuestra labor como activistas así lo exige. Los resultados mejorarán.

En varias encuestas y estudios, la gente menciona cuatro barreras principales en una hipotética transición al veganismo:
1- sabor: para muchos, abstenerse de ciertas comidas con las que crecieron activa un mecanismo irracional, similar que ante el hambre; mostremos a la gente que hay comida deliciosa y variada que no daña a los animales.
2- salud: todavía hay gente que cree imprescindible para la salud comer proteína animal; expliquémosles con paciencia cómo conseguir proteina, hierro, calcio, etc.
3- comodidad: muchos se preguntan dónde podrán conseguir todos los alimentos que necesitan, qué prendas encontrarán; debemos enseñarles la abundancia que tenemos y lo fácil que es ser vegano.
4- situaciones sociales: mucha gente siente vergüenza y reparo y teme encontrarse en minoría o ser considerado un bicho raro; ayudémosles a afirmarse y lograr ser aceptados por sus familiares, colegas y amigos.

5. No sólo convertir: mantener

Normalmente nuestro esfuerzo se centra en “convertir” a nuevos veganos o vegetarianos. Desgraciadamente, se sabe que 3 de cada 4 nuevos veg*anos retoman una dieta omnívora. Hay que dedicar más esfuerzo a ayudar a la gente que se tambalea a mantenerse vegana.

6. Marketing en redes sociales.

Podemos usar las redes sociales para difundir imágenes y vídeos que activen el botoncito necesario. A título paid-advertisingindividual, muchos ya lo hacen. Así se logra amplificar el mensaje vegano. Pero las organizaciones veganas pueden —y deberían—alcanzar a centenares de miles de humanos.

Usando publicidad en las redes sociales, con un mínimo presupuesto, se puede pillar un espacio valioso en la pantalla de una enorme cantidad de personas. En otra época hubiera sido imposible soñar con cifras similares. Hoy, si no lo hacemos, estamos faltando a nuestro deber. Los dos activistas israelíes que lanzaron una campaña masiva en facebook y youtube para difundir la conferencia de Yourofsky son un buen ejemplo. Recaudaron un poco de dinero entre sus amigos veganos y al cabo de un tiempo, tras ver los impresionantes resultados, una de las mayores organizaciones veganas se sumó a ellos. Es un sistema que funciona y puede aumentar el número de nuevos veganos a diario. Eso significa salvar vidas. ¿No es ese nuestro objetivo inmediato?

Nick CooneyNick Cooney, autor de Cambio en el corazón, pertenece a una nueva estirpe de activistas. En su estilo de trabajo, podría confundirse con un yuppie de Sillicon Valley. En su ideario, afortunadamente, terminar con la explotación animal es la prioridad. Aplicar métodos de trabajo y análisis modernos al activismo político y revolucionario puede quizás despertar ciertas suspicacias e inquietudes. Pero también muchos aplausos. Y estoy convencido de que los animales nos animarían a seguir ese camino.

¿Qué enfoque crees tú que funciona mejor para difundir el veganismo?

1 comentario

  • Estimado Joseph he leído varios artículos de tu blog y me han resultado muy interesantes y educativos. Principalmente quiero agradecerte el tenor de tus publicaciones, porque no hay en ellas la agresividad extrema que se encuentra, tristemente, en muchos sitios veganos; personalmente, he dejado de denominarme vegana por esa razón. La crueldad con los animales existe y dudo que alguien la ignore, pero bombardear con imágenes aberrantes y rotular de asesino a aquellos que aún ingieren productos animales no suele generar simpatías sino todo lo contrario. Mi “activismo” pasa por convidar en cada lugar que puedo manjares sin productos animales, y repartir y enseñar recetas en cada ocasión que puedo. Mi mayor orgullo ha sido lograr que carnívros y lecheros a ultranza prefieran mi torta de chocolate vegano y mijo, antes que una de crema y dulce de leche. De nuevo gracias por tus publicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.