En su justa medida, todo es bueno…

En su justa medida, todo es bueno…

Es la típica situación en una cena familiar, o en un encuentro con compañeros del trabajo. Sale el tema de la carne y todos saben que eres vegano. Entonces alguien suelta, con tono conciliador, la famosa frase: “Todo es bueno, en su justa medida”. Últimamente, paralélamente al auge del veganismo, ha crecido la conciencia sobre los perjuicios de la carne, y es cada vez más común escuchar a gente que declara orgullosamente comer muy poca carne. De ahí que la frase anterior, sea muy tentadora para mantener “el buen rollo” y no fastidiar el ambiente. Me pasó a mí hace unos días, en el parvulario donde trabajo, mientras servían pasta con salsa boloñesa a las criaturas. Había varios niños que no querían salsa, y hubo una niña, de familia vegana, mi hija, que pedía más. Empezaron los comentarios, que si la carne esto, la carne aquello.... “Todo es bueno en su justa medida”, sentenció la directora con una sonrisa. Y siguieron unos segundos...
Más información